jueves, 11 de febrero de 2010

Y, que se pase volando.

No creo que leas esto, pues tu sí sabes dejarme mi espacio, no invadir mi privacidad; así que diré todo lo que llevo dentro, aunque se enreden en mi cabeza.

En estos últimos días, te he extrañado, sé que tu trabajo es tan apretado que no te permite pasar mayor tiempo con nosotros, y siempre me he acostumbrado así. Sin embargo, te veía por las noches, te contaba de mis problemas, mis amores y desamores, de mis amigas, te pedía dinero, me dabas consejos, reíamos juntos mientras el helado viendo televisión. ¿Ahora qué? Solo una llamada al día diciendo que pronto volverá de un viaje de negocios, ¿Cuándo? Este sábado. Una semana sin ti que se ha convertido en toda la historia universal.

Desde mi cuarto, escucho estornudos del vecino, se parecen a los tuyos. El televisor, a tan alto volumen, como nos gusta a nosotros. Unos pasos, que anuncian tu llegada repentina a mi cuarto diciendo "Abigail, ya son las 2 a.m, ¿A qué hora te vas a despertar mañana? y yo diría "Pero papá, todavía no tengo sueño, además no tengo Pamer y me puedo despertar tarde" y tu me dirías, "Pero, no te desveles" y luego cerrarías mi puerta y yo me desvelo hasta las 4 a.m.

Extraño tu presencia, en la noche vienen los zancudos, malditos zancudos, y yo te llamo y tu vienes y pones eso que los repele, mientras enciendo mi lámpara y hablamos de como estuvo el día que paso. Hasta que te bote de mi cuarto porque ya tengo sueño.

Extraño escuchar la puerta, como la llave tantea la cerradura, y con Mijail correr hacia la ventana para ver si eres tú. Bajamos a zancadas las escaleras y ¿Qué encontramos? Mi papi, con dulces para todos y alegrarnos el día, o más bien la noche. Sentados todos en la mesa, hablamos, comemos, un poco desesperados pues, Marcia quiere la compu, Mijail quiere ver a los perritos y Ernesto quiere play.

Papá, te extraño, nunca había sentido esto antes con esta misma fuerza que me destruye el alma. Un nudo en la garganta, el aire desganado y unos ojos que no pueden ocultar la tristeza de no verte. Ya quiero que sea sábado, ahí vuelvo a respirar.

2 comentarios:

  1. Sin mentir me dejaste los ojos llorosos :(

    Que lindo en serio.

    Veras que el tiempo se pasa volando .

    ResponderEliminar