miércoles, 10 de febrero de 2010

Por eso, el hombre de mis SUEÑOS

"No, no me dejes"
"Nunca te voy a dejar"
"Pero no sé, después de esto ¿Qué va a pasar?"
"Juntos lo descubriremos, por ahora disfruta el momento"
"Desearía estar contigo siempre así"
"Este o no siempre estaré ahí."

Será porque quizá no sueñe tan seguido; Pero cuando lo hago, ellos me sonprenden. Simplemente tratando de encontrar la felicidad ansiada de nosotros, juntos. Él un chico normal que en mis sueños sentía que lo cononocia toda una vida. ¿Ella? Todos sabemos quien es, no es necesario dar mayores explicaciones, el punto es que estaba perdidamente enamorada de él. Los dos, amándose, abrazados en... ¿¿¿el jardín del colegio??? Que locos son.

Él es el hombre de mis sueños, porque en ellos siempre estará, no va a salir de ahí. Llevaremos a cabo nuestras muchas aventuras que, espero, se repitan, mientras duermo. Buenas noches, señor; ¿Es que acaso usted es quien me acompañará en mis diversas fantasías?. Más bien usted es una quimera, porque yo creo que usted sí es, es quien me hace falta, pero la realidad lo desmiente.

Comparo mi realidad, con esa persona que puede ser ese nuevo ÉL, pero desgraciadamente no lo conosco lo suficiente. Pero por ahora todo va bien, y sí mi mejor amiga descubrió, antes que yo que realmente me gustaba. Pero solo es un gusto, nada serio, solo me agradan sus bromas, sus cumplidos, sus mensajes, sus llamadas, todo, ABSOLUTAMENTE todo. No es posible, ¿Es que mi corazón de plastilina está volviendose a su forma inicial? Quizá no tan exacto pues quedan los recuerdos del ayer, hoy y siempre; pero sé que en este corazón pueda estar escrito su nombre. Esto definitivamente no es para mí...

Ahora ¿Qué hacer? Yo, yo sueño despierta y supongo después de haber tratado de recordar hasta el más mínimo detalle durante todo este día, pasaré toda la noche, o hasta que el sueño me venza el pensando en nuestro sueño, creando más historias que solo se quedarán en mi cabeza. Porque yo, yo sueño despierta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario