miércoles, 17 de febrero de 2010

¿Mamá?

Una de mis nuevas peleas con mi mamá, que se han hecho constantes por la obra y gracia de mi orgullo y mi intolerancia hacia mi hermano.

Solo lloro, mirándome al espejo. Tengo los ojos de mi conejo, rojos. No fue tan fuerte... sólo dolió en el alma. Sigo aquí, lloro y seguiré llorando el resto de mi vida, y si mis lágrimas se terminan, lloraré por dentro. Porque lloro, lloro y lloro. ¿Exagero? Tal vez sí, pero es lo único que sé que es verdad.

No me acostumbro a esto, mi mamá y yo nunca habíamos llegado a tal punto de gritarnos cara a cara, ver como mi expresión cambia en una milésima de segundo, y como puedo ver su descorcieto al observar la cristalización de mis ojos. Como el mundo se me cae despues de estar las dos en el ring, no hay árbitro, todo se puede. Sin embargo, un paso en falso y cago la relación madre-hija, haciendo que mi vida se vuelva... justo como está ahora.

Mamá: ¿Por qué? Yo te amo, aunque mis lágrimas no se secan con papel...

1 comentario:

  1. Lo común es pelearse con los que más queremos, y generalmente perdemos el tiempo con eso /:
    Fíjate si realmente vale la pena =), un beso enorme(:

    ResponderEliminar